Esta web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar la visita, aunque en ningún caso se utilizan para recoger información de carácter personal.

Más información

El Ayuntamiento de Villanueva de Algaidas pone a disposición del IES un terreno de 500 metros cuadrados para la puesta en marcha de su huerto escolar

Ayuntamiento de Villanueva de Algaidas

Noticias


El Ayuntamiento de Villanueva de Algaidas pone a disposición del IES un terreno de 500 metros cuadrados para la puesta en marcha de su huerto escolar

El Instituto de Enseñanza Secundaria Salvadora Muñoz de Villanueva de Algaidas utilizará su nuevo huerto escolar ecológico para sensibilizar a los jóvenes sobre un uso responsable de los recursos, educarlos en valores y ofrecer una alternativa sana de aprovechar el tiempo libre. El huerto escolar es un proyecto que el departamento de Ciencias Sociales y Ciencias Naturales del centro educativo inició el año pasado con los alumnos de segundo curso de ESO y que este año pondrán en práctica gracias al terreno que el Ayuntamiento del municipio ha puesto a su disposición.


Se trata de un espacio público de unos 500 metros cuadrados, colindante al IES, que el Consistorio ha cercado, instalando una puerta directa al centro para que los alumnos puedan acceder a él directamente sin tener que salir del recinto educativo, y con otra puerta externa para que también puedan entrar fuera del horario escolar en caso de necesitarlo. Además de este terreno, el Ayuntamiento pondrá a disposición de los alumnos y del profesorado unas 300 plantas hortalizas, y a un trabajador de los servicios operativos municipales para ayudarles a hacer la primera siembra.


La agricultura es la principal actividad económica del municipio de Villanueva de Algaidas. La mayor extensión de cultivo es para el olivar, aunque también son importantes los cultivos de cereales de invierno para forraje y de melón. “Además de que la actividad económica de la zona se basa mayoritariamente en la agricultura, muchas familias tienen a nivel particular algún terreno en el que disponen de algún huerto, además de jardines con plantas y flores de diverso tipo. Teniendo en cuenta este contexto en el que está incluido el IES es coherente adaptarnos a él y diseñar este proyecto en el que se aprovechen las potencialidades que ofrece el mismo”, resaltan desde el equipo directivo del centro.


La idea es que participen en el huerto escolar, con reparto de actividades, todos los estudiantes de 1º, 2º y 3º de ESO, unos 150 alumnos. Y contar, además de con el profesorado, con padres, abuelos, y demás familiares, que hagan de tutores de los jóvenes y les asesoren y ayuden en sus tareas agrícolas. “Cuando los jóvenes se pusieron en contacto con nosotros explicándonos su proyecto y solicitándonos recursos no dudamos ni un momento en ayudarles porque nos pareció una idea espléndida. No solo quisimos darle esos recursos sino que les propusimos ofrecerles un espacio donde poder experimentar. Estamos convencidos de que esta iniciativa favorecerá su aprendizaje en el sentido amplio de la palabra, a la vez que se acercan y continúan con una tradición muy arraigada en éste y en muchos pueblos, la figura del huerto”, ha expresado el alcalde José Cabrera que ha visitado recientemente con los alumnos el terreno cedido donde llevarán a cabo sus tareas agrícolas por equipos.


“Unos se encargarán de la previsión del tipo de cultivo, otros del riego, otros de los recursos económicos y materiales…”, así hasta completar el proceso y fomentar el trabajo colaborativo entre los alumnos, según comentan desde el IES. Éste es uno de los objetivos del proyecto pero no el único. Con él se pretende, también, aprovechar el carácter multicompetencial que ofrece el huerto para desarrollar en el mayor grado posible las potencialidades del alumnado implicado, tanto a nivel motivacional como de recursos; que aprendan a buscar información, a saber seleccionar la información relevante, recurriendo a las TIC, a saber exponer esa información y a trabajar de forma colaborativa dentro y fuera del aula. A través del huerto escolar, aprenden además a llevar una alimentación sana y equilibrada, interactúan de forma respetuosa con el entorno, e incorporan valores de respeto, conservación y cuidado de la naturaleza.