Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

Consejos de Seguridad: Estafas y Otros

Ayuntamiento de Villanueva de Algaidas

Consejos de Seguridad: Estafas y Otros

Estafas frecuentes

“El instalador del gas”

Los estafadores se personan en el domicilio de la víctima. Van vestidos con un mono de trabajo. Se presentan diciendo que son trabajadores de una empresa de instalación de gas y que vienen a realizar una revisión de la instalación. Aparentan realizar diversos trabajos técnicos; normalmente, se limitan a cambiar un trozo de manguera del gas. Finalizan el trabajo extendiendo una factura, habitualmente por un precio excesivo.

La estafa tiene lugar al hacer creer que la inspección es obligatoria; que ellos vienen en nombre de algún ente público (Junta de Andalucía, por ejemplo); inducen a la firma de una aceptación de presupuesto con cantidad en blanco siendo que la cantidad se pone después y suele ser, como se ha dicho, exorbitante. Los autores de este tipo de estafa buscan sus víctimas entre personas de edad avanzada que vivan solos por ser en principio más crédulos.
Para su persecución efectiva se precisa de la comparecencia y manifestación de las personas afectadas en tanto que, excepto de la forma en que se induce a la aceptación del servicio y a la firma del presupuesto, los delincuentes pueden estar totalmente legalizados teniendo la documentación oportuna para el desempeño de la actividad. Es por ello que es difícil demostrar la existencia de una estafa de este tipo. No obstante, existen condenas por delito de estafa y asociación ilícita.

Recientemente se han dado casos de tentativa de estafa en nuestra población por lo que se alerta a los vecinos de que en caso de que se personen en su domicilio instaladores del gas que actúen de esta forma no firmen documento alguno y se pongan de inmediato con nosotros o la Guardia Civil. No obstante, recordar que encontremos con un instalador a domicilio no quiere decir que sea un delincuente salvo que se comporte de la forma antedicha.

El cambio del billete de 500 €

Una señora (autora 1) acompañada de dos jóvenes hace efectiva la compra de dos camisetas con un billete de 500 euros de curso legal. En el momento que la cajera comprueba el billete la señora empieza a recriminar en voz alta a la cajera este hecho, cogiendo el billete y trayéndole al cajero del lado, momento en el que aprovecha y cambia el billete bueno por el falso. Además, una de las jóvenes (autora 2) aprovecha por sacarle la alarma a unos pantalones al mismo mostrador, hecho que ayuda a crear confusión entre los trabajadores.

• Una señora (autora 1) con dos niños y un hombre (autor 3), quiere hacer efectiva una compra de unos 60 euros con un billete de 500 euros legal. En el momento que la cajera comprueba el billete, la señora recrimina el acto a la cajera y se acerca la encargada. En este momento, la señora le coge el billete a la cajera, creando bastante barullo y le mujer a la encargada, momento en que hace el cambio del billete legal por el falso.

• Un hombre (autor 3) entra al comercio "x" y pide cambio de un billete de 500 euros, a lo cual se niega la cajera. En este momento el hombre accede a la tienda coge una camiseta y hace efectiva la compra con el billete de 500 euros legal, un golpe comprobado el billete, el hombre aprovecha por hacer un cambio y entregar un billete falso.

Estafa del “tocomocho”

Este tipo de acto se suele producir en lugares de tránsito (estaciones, cajeros, etc.) mediante una persona que se acerca a la víctima y manifiesta tener un billete de lotería premiado y que con las prisas no puede cobrar. Le pide a la víctima desesperadamente que le de la cantidad del premio, incluso menos, ya que debido al viaje que ha de hacer no lo puede cobrar. Para dar mayor credibilidad aparece una segunda persona, aparentemente un transeúnte que no tiene nada que ver (gancho) con un listado de billetes premiados en un diario. La víctima accede a dar la cantidad pactada y cuando va a cobrarlo resulta ser falso.

Estafa de “la estampita”

A la víctima se le acerca una persona que parece tener deficiencias psíquicas y le enseña una bolsa que parece estar llena de billetes, incluso se pueden ver algunos diciendo que son cromos o “estampitas” sin darle ninguna importancia, al mismo tiempo comenta que en su casa tiene más de estos cromos. Es ese momento se acerca otro ciudadano (gancho) el cual ofrece a la victima la posibilidad de engañar al discapacitado comprándole la bolsa por una cantidad de dinero pequeña normalmente con monedas. Así mismo dice que el no lo puede hacer porque no tiene dinero en ese mismo momento, pero anima a la victima a que compre la bolsa, incluso se ofrece a realizar cualquier cosa para que no tenga ningún problema. Una vez se ha materializado la compra los estafadores desaparecen y cuando se abre la bolsa se puede comprobar que lo que contiene son retales de periódico.

Estafa del “desahuciado”

Se suele cometer mediante la visita al domicilio de la víctima. El estafador se hace pasar por una persona que se encuentra en una grave situación económica, con graves problemas familiares; si cabe que ha sido abandonada, que tiene muchos hijos, etc. En todo momento trata de afectar la sensibilidad de la víctima. Al final, el estafador explica que para poder subsistir está procediendo a liquidar sus objetos más preciados. En ese momento exhibe un objeto personal (reloj de pulsera de una marca muy cara, un collar, una anillo, etc.) diciendo que es una joya preciosa, muy valiosa. Ofrece el objeto a cambio de un importe muy bajo en comparación a lo que dice que vale. Cuando la víctima accede a la compra del objeto comprueba que es una baratija.

“Trileros”

La estafa consiste en incitar al público a participar, mediante apuestas de dinero, en juegos de habilidad que, aparentemente, permiten grandes posibilidades para los participantes y que se ofrecen en la vía pública, sobre una pequeña mesa. El juego más utilizado consiste en descubrir en qué lugar se esconde una bolita que está tapada por una chapa o bote. Para que el juego parezca tan fácil, alrededor de la persona que mueve las chapas o botes (el que dirige el juego), hay uno o varios “falsos jugadores” (compinches), los cuales ganan dinero fácilmente de acuerdo con la persona que mueve las chapas. Al principio, se deja ganar a la persona que inicia el juego, porque animado por el éxito, juegue una cantidad importante. La mano es más rápida que la vista, por lo que cuando la cantidad es importante, la victima pierde irresistiblemente su dinero. Es frecuente en ferias y mercados ambulantes.

“El Nazareno”

Las víctimas de la estafa son empresas que suministran mercancías. Los estafadores se instalan en un lugar alquilando un almacén a nombre de una empresa. Comienzan a realizar pequeñas compras, que guardan en el almacén y que son abonadas en el acto a las empresas suministradoras. De esta manera los estafadores se ganan la confianza de las víctimas. Seguidamente hacen grandes pedidos diciendo a los suministradores que los pagos se realizaran en varios plazos. Incluso pueden llegar a cumplir el primer plazo de estos pagos. De repente, la empresa desaparece del lugar, llevándose la mercancía y deja pendientes de abonar las deudas. Cuando las empresas de suministro estafadas hacen gestiones para ejecutar el cobro comprueban que la empresa que hizo las compras no existe.

"Fraude con tarjeta de crédito"

Es muy refinada porque son los timadores los que facilitan toda la información, a excepción de la parte que les falta.

Observación: la persona que llama no pide el número de tarjeta puesto que ya lo tiene.

La persona (el timador) que llama dice: "Buenos días mi nombre es (fulano) y llamo del departamento de seguridad de VISA. Mi número de identidad es el 12460 (por ejemplo) . Su tarjeta nos indica que hay una compra infrecuente y llamo para comprobarla. Se trata de su tarjeta VISA emitida por (nombre del banco). ¿Hizo usted una compra de un sistema "AntiTelecomercialización" (o cualquier cosa que se les ocurra) por un importe de EUR 497.99 de una compañía de Sevilla (u otro sitio cualquiera)?".

Cuando la respuesta es NO, siguen diciendo: "Bien, vamos a comprobar su cuenta. Vigilamos a esta compañía desde hace algún tiempo ya que las compras varían entre EUR297 y EUR497, exactamente por debajo del límite de EUR500 concedido por la mayoría de las tarjetas de crédito. Antes de su próximo extracto le enviaremos su crédito a la dirección siguiente (informan de la dirección precisa), ¿es la correcta?". Respondemos que SÍ.

Sigue diciendo que van a redactar un informe de fraude en el expediente y facilitan el nº de teléfono de VISA para dar más veracidad. A continuación deberá confirmarse el número que ELLOS facilitan de la tarjeta en cuestión. Facilitan un número de 6 cifras.

"¿Quiere usted que le repita el número?" Ahora viene la parte MÁS IMPORTANTE de este timo.

El timador dice: "Debo comprobar que usted está realmente en posesión de su tarjeta." Solicitara que facilitemos los tres últimos números de una serie de 7 que existen en reverso de la tarjeta. " De estos siete números los 4 primeros forman parte de su número de tarjeta, los 3 siguientes son números de seguridad para comprobar que está en posesión de su tarjeta. Son los números que usted emplearía al realizar una compra, por ejemplo por Internet, la excusa sera garantizar que la tarjeta no ha sido robada o extraviada. Los timadores casi no dijeron nada y nunca se les facilitó el número de tarjeta. Después de esta llamada pueden pasar dos cosas: Que no hagamos nada y cuando deseemos hacer algún otro pago con la tarjeta nos la rechace por no haber saldo. Entonces llamaríamos a VISA para preguntar qué ha pasado. O, que llamemos a VISA para confirmar la conversación anterior.

Afortunadamente nosotros tenemos en nuestro poder el VERDADERO número de teléfono del departamento de seguridad de VISA y allí nos informan de que la llamada que nos han hecho era un TIMO y de que en los últimos minutos se ha cargado en nuestra cuenta una nueva compra de EUR 497,99.

Resumiendo, nos informan de que hemos sufrido un VERDADERO timo, e inmediatamente VISA cancela nuestra tarjeta y nos dicen que nos darán una nueva tarjeta. El objetivo de los estafadores es obtener el número de identificación personal (NIP o PIN en inglés) de 3 cifras, inscrito en el dorso de la tarjeta. NUNCA DAR este número por teléfono. VISA ha indicado que NUNCA piden la información que aparece sobre nuestra tarjeta porque ellos ya la tienen , lo que es lógico, puesto que son ellos los que te emitieron la tarjeta. Cuando damos a los estafadores nuestro NIP/PIN de 3 cifras ellos han completado la estafa. Después de unos días recibiremos el cargo en nuestra cuenta y nos enteraremos que hay una compra que nunca hicimos pero será demasiado tarde.

Estafas por Internet

Herencia

"Con relación a los "timos "a través de Internet, se ha dado una vuelta de tuerca más, ya no son las típicas páginas de bancos que solicitan al cliente datos o que anuncian errores en nuestra cuenta, ahora ha nacido una nueva modalidad. Se trata de una carta del presunto director de un banco (normalmente de países africanos; Burkina Fasso, Senegal, Mali ...) en la cual nos propone un negocio redondo, nos habla de una persona fallecida sin parientes conocidos y con un capital importante en la cuenta de ese banco, mínimo 12.000.000 de dólares, y nos propone un negocio en el cual nos transfieren a nuestra cuenta el 30 % del capital ( 3.600.000 dólares), mientras ellos se quedan el 70% restante. También nos indican una página Web en la que podemos comprobar que efectivamente la persona supuestamente fallecida aparece en una lista de pasajeros de un avión siniestrado por poner un ejemplo. Con esto tratan de dar más credibilidad a la historia.

Alerta con este tipo de timos, a veces tan solo por curiosear accedemos a la página Web que nos proponen y sin querer empezamos a facilitar información no deseada a estos auténticos piratas modernos.

Lotería

Los autores envían masivamente correos electrónicos a direcciones obtenidas por Internet, en los cuales utilizan logotipos fraudulentos tanto de organismos de lotería nacional ("Lotería Primitiva", El Gordo de la Primitiva", "Lotería Nacional",etc.) como inventados ("Nacional Loto" y similares), los cuales afirman que el receptor ha sido agraciado con el primer premio ( que es millonario), a pesar de que la presunta víctima no ha participado en ninguna clase de sorteo (Se le dice que ha sido seleccionado al azar por medio de su dirección de correo, o entre los que han visitado ciertas páginas Web, o explicaciones similares). El único requisito que hace falta para cobrar el cuantioso premio es el pago de una cantidad de dinero en concepto de impuestos, aranceles, tasas o similar, para eso se facilita una cuenta bancaria o se solicita una transferencia a través de Western Unión. Es frecuente también que los autores utilicen los logotipos de empresa aseguradoras o bancarias de prestigio y hasta incluso de algún Ministerio con la finalidad de "garantizar" la autenticidad de los mensajes y por tanto el cobro del premio. Así mismos los teléfonos de contacto y números de fax se corresponden con los teléfonos móviles con tarjeta de prepago. Una vez que la víctima ha ingresado la cantidad de dinero solicitado, se consuma la estafa y ya no vuelve a saber más de los autores.

Coches

Se viene observando en diferentes páginas de Internet dedicadas a la venta de vehículos particulares dos sistemas nuevos de estafa: El primero consiste que una persona de otro país se muestra interesada por uno de los coches anunciados, no para el sino para un conocido suyo. El caso es que esta tercera persona estaría dispuesta a pagar una cantidad de dinero muy superior a la solicitada por el vendedor, así que el presunto estafador entrega un cheque al propietario del vehículo por la cantidad de dinero ofrecida por su conocido y lo que ha de hacer el vendedor al recibirlo es efectuar un giro postal o transferencia a través del Western Unión por la cantidad de dinero de la diferencia (puede ser excepto una pequeña compensación por las molestias). El vendedor del vehículo recibe el cheque y al llevarlo a su banco, este lo recoge (es un cheque autentico, no tiene porque sospechar), por lo que seguidamente realiza la transferencia por la cantidad acordada. Después de un corto espacio de tiempo se le avisa desde la entidad bancaria que la cuenta consignada en el cheque no tiene fondos o no existe, por lo que por un lado no dispone del dinero apalabrado y por otra parte ha perdido la cantidad transferida. El vehículo no cambia de manos en ningún momento.

En el segundo método es el comprador el que resulta estafado. El presunto vendedor dice que no le importa enviar el vehículo a la residencia del comprador, pero que a cambio solamente quiere saber si este realmente tiene el dinero que no se trata de un engaño, así que le solicita que haga una transferencia al Western Unión, pero poniendo como beneficiario un nombre ficticio, así el estafador podría ver en la página Web de esta empresa que realmente se ha hecho el pago, aunque no pueda acceder al dinero. Una vez realizado esto le enviaría el vehículo en el término de 2 o 3 días. La estafa consiste que el comprador mediante un documento adecuadamente falsificado dispone de varios días para confeccionarlo cobraría el dinero sin enviar ningún vehículo.

Consejos para su seguridad en Internet:

• Desconfíe del correo de desconocidos.
• Especial atención a las solicitudes de números de cuenta o similares, aunque sea de una entidad bancaria conocida. En caso de duda vaya personalmente a la entidad.
• Atención a las grandes ofertas.
• Atención a los medicamentos "mágicos" para adelgazar, para potenciar la virilidad etc.
• No facilite nunca sus datos personales sino tiene confianza de la fuente que se los esta pidiendo.

En caso de duda consulte a los servicios policiales.